La Revolución del Talento

Una de las áreas del mundo empresarial que más rápido y profundamente está cambiando es la administración del recurso humano.

En el pasado, la gente talentosa de alto desempeño necesitaba encontrar buenas empresas donde trabajar. Ahora, las empresas de alto desempeño buscan esa gente talentosa.

Antes, las máquinas, los recursos de capital y la cobertura geográfica eran la fuente de ventajas competitivas en las firmas. Hoy en día su principal ventaja comparativa es la calidad de sus profesionales. Hace un par de décadas el talento marcaba algunos puntos a favor; en el siglo actual, el talento genera enormes diferencias positivas en los resultados de un negocio.

La gente de gran talento es cada día más escasa; ahora les hacen permanentemente ofertas de trabajo, incluso en épocas de recesión. Antes, los empleados eran muy leales a sus compañías y normalmente permanecían en estas muchos años; en la actualidad, los compromisos son de corto plazo y los profesionales exitosos tienen una alta movilidad laboral

En el pasado, la gente aceptaba sin mayores reparos la oferta de compensación que le hacía la empresa; hoy, la gente valiosa negocia con fortaleza su paquete de remuneración. En el tema de salarios y beneficios se han producido transformaciones sustanciales: ya no se paga por un puesto determinado; se remunera a la persona en función de su talento y, cada vez más, según su desempeño.

Tradicionalmente la experiencia en la empresa era un factor que se tenía muy en cuenta a la hora de fijar compensaciones; ya no, lo que se juzga es qué tanto valor está creando el individuo. Antes se le prestaba mucha atención a la equidad interna como parámetro esencial para fijar salarios; ahora el principal punto de referencia es la competitividad externa. Hoy en día no hay rangos de remuneración o beneficios predeterminados que no puedan ser objeto de variación, si es necesario para atraer o retener a un profesional destacado.

Otros aspectos que han sufrido grandes cambios en el campo de los recursos humanos son la mayor convicción de que en realidad la gente es el principal activo de una empresa ; la responsabilidad por la gente de la firma no es exclusiva del departamento de recursos humanos ( a cada supervisor se le exige mucho más en relación con el manejo que le dé a su equipo ) ; en lo más altos niveles directivos de las organizaciones se le dedica cada vez más tiempo a atención al análisis de la gente que ocupa los cargos claves ( en general al desarrollo de todo el personal ); los jefes son más autónomos para conformar sus equipos — tienen mayor libertad para despedir y contratar, para entrenar y para evaluar a la gente; y en lugar tener que darle la oportunidad para un nuevo cargo a alguien que se ha venido formando dentro de la empresa , puede traer a alguien de afuera que tenga las competencias requeridas ya aprobadas .
Las empresas y profesionales que asimilen bien estas tendencias tendrán una mucha mayor posibilidad de ser exitosas.

Autor Iván Vargas Trujillo

Catedrático. Conferencista. Experto consultor internacional en comunicación, negociación, ventas e ingeniería humana. Miembro Gold de la Red Mundial de Conferencistas.

Certificado como instructor de la organización Dale Carnegie International. Desde 1.979 facilitador en entrenamiento la venta consultiva – dirección comercial – relaciones humanas y comunicación – oratoria – y liderazgo a nivel nacional e internacional.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar